Águila de Zeus

Zeus y el águila

El águila de Zeus o Júpiter era un águila real gigante que servía como mensajero personal y compañero animal de Zeus.

Según la mitología, hubo una vez un rey mortal llamado Perifas, cuyo gobierno virtuoso fue tan celebrado en el tiempo que llegó a ser honrado como un dios. Sin embargo, Zeus, enfadado por semejante acto, lo golpeó con un rayo.

En ese momento, Apolo intervino y transformó al rey en un águila y lo colocó junto al trono de Zeus.

Otros mitos cuentan que la forma de Zeus como águila se dio con una aparición de la ave frente al Dios en un tiempo previo a la Guerra de los Titanes. Y, más tarde, Zeus envió ese mismo águila al cielo con el joven Ganímedes para que se convirtiera en el copero de los dioses.

Finalmente, se colocó entre las estrellas como la constelación de Aquila junto a su consorte, el buitre celestial, Lyra.

El águila de Zeus en la guerra de los titanes

Según Anacreonte, cuando Zeus estaba comenzando la guerra contra los Titanes (los hijos de Titán), el hermano de Cronos con el ya sacrificado Urano, vio un águila volar cerca. Este hecho fue considerado como un presagio favorable para obtener la  victoria en la batalla.

A cambio de esta feliz premonición, y tras obtener la victoria, puso un águila real en sus estandartes de guerra y la dedicó como protección por su valor.

Aglaóstenes, que escribió el Naxica, cuenta que Zeus fue sacado en secreto de Creta, llevado a Naxos y allí alimentado. Tras llegar a la propiedad del hombre y con la intención de atacar los Titanes, avistó un águila mientras realizaba un sacrificio. Así, fue como consideró este hecho como un presagio y lo colocó entre las estrellas. 

Zeus en la guerra de los titanes

Metamorfosis de Perifas en el águila de Zeus

Había una vez en Attika un joven llamado Perifas, de origen Terrestre que vivía allí incluso antes de que Kekrops, hijo de Ge, hubiera surgido. Él gobernó a los hombres de antaño y era justo, rico y piadoso.  Hizo muchos sacrificios a Apolo y numerosos fueron sus juicios justos, por lo que nadie podía reprocharle nada. Por consiguiente, su liderazgo fue aceptado de buen grado por todo su pueblo. 

Debido a la preeminencia de sus buenas obras, los hombres se llevaron los honores debidos a Zeus y decidieron que pertenecían a Perifas. Igualmente, le levantaron santuarios y templos y se dirigieron a él con el nombre de Zeus Soter (Salvador), Epophion (el Vigilante de Todo) y Meilikhion (el Misericordioso).

Relieve del águila de Zeus

De esta manera, Zeus, indignado, quiso incinerar toda la casa de Perifas con un rayo. No obstante, Apolo pidió que no lo aniquilaran por completo ya que Perifas lo había honrado asiduamente. Finalmente, Zeus se lo concedió a Apolón, se fue a casa de Perifas y se encontró con él cuando estaba haciendo el amor con su esposa.

En consecuencia, desató su ira y lo apretó ambas manos sobre él para convertirlo en un águila.

Su esposa, pidió a Zeus que la convirtiera también en un ave para que ser la fiel compañera de Perifas. Así fue como Zeus la convirtió en buitre.

Zeus otorgó a Perifas ciertos honores por la piedad que había mostrado cuando él era aún humano. Por ejemplo, lo nombró rey de todas las aves y le dio la tarea de custodiar su cetro sagrado, junto con el derecho de acercarse a su trono. 

Finalmente, a la esposa de Perifas , a quien había convertido en buitre, le concedió el privilegio de ser un signo de buen augurio en todos los asuntos de la humanidad.

El águila de Zeus y Ganímedes

En el límite entre el territorio de Kyzikos y el de Príapos hay un lugar llamado Harpago. Según algunos escritores de mitos, Ganímedes fue arrebatado por el Águila. No obstante, otros dicen que fue secuestrado en las cercanías del promontorio Dardania, cerca de Dardanos.

Este es el águila que fue el primero en distinguirse de la tribu de pájaros, porque solo él, dicen los hombres, se esfuerza por volar directamente hacia los rayos del sol naciente. Y así, parece volar por encima de Acuario, que, como muchos imaginan, es Ganímedes. Higino.

Zeus y Ganímedes

Statius en la epopeya romana cuenta como el cazador frigio Ganímedes, “es llevado en las alas leonadas del Águila mientras el rango de Gárgara se hunde hacia abajo cuando se eleva y Troya se oscurece debajo de él. Tristemente están sus camaradas, en vano los perros cansan sus gargantas con ladridos y persiguen su sombra o aúlla a las nubes «.

Apuleyo, novelista romano cuenta que «El ave real de Zeus más alto apareció con ambas alas extendidas: este es el águila, el ave de presa que recordó su servicio de hace mucho tiempo, cuando siguiendo la guía de Cupido había llevado al copero frigio Ganímedes a Zeus».

Nonnus en la epopeya griega, relata: “El bebedor de vino troyano Ganímedes fue representado astutamente con arte divino siendo llevado a la corte de Zeus. Allí estaba el Águila bien labrada, sosteniéndolo firmemente. Zeus parecía estar ansioso mientras volaba por el aire, sosteniendo al niño aterrorizado con garras que no desgarraban.  Movía suavemente las alas y ahorraba fuerzas porque temía que Ganímedes pudiera resbalar y caer de cabeza del cielo, pues las mortales olas del mar podrían ahogarlo.”

El águila de Zeus y Psique

Eros y Psique

Afrodita envía a Psique a buscar un cántaro de agua de la corriente mortal de Styx en Arcadia.

De repente, el pájaro real de Zeus más alto apareció con ambas alas extendidas: esta es el águila, el ave de presa que recordó Afrodita.

Ciertamente, era su servicio de antaño, cuando siguiendo la guía de Cupido, había llevado a Ganímedes con Zeus. El pájaro ahora prestó ayuda oportuna, y dirigió su veneración por el poder de Cupido para ayudar a su esposa. Abandonó los senderos brillantes del alto cielo, voló ante la mirada de la niña y rompió a hablar:

Eres en todos los aspectos un alma ingenua sin experiencia en cosas como esta. ¿Cómo puedes esperar ser capaz de robar la más mínima gota de esta corriente tan sagrada y hostil, o incluso aplicarle la mano?

En cualquier caso, se rumorea que estas aguas de Estigia son un objeto de temor para los dioses y para el mismo Zeus. «Así como ustedes los mortales juran por el poder divino de los dioses, los dioses juran con frecuencia por la majestad de la Estigia. Así que aquí, dame esa jarra tuya.»

De inmediato, lo agarró y se apresuró a llenarlo de agua. Equilibrando el peso de sus alas caídas, las usó como remos a derecha e izquierda para tomar un rumbo entre las mandíbulas de las serpientes con sus dientes amenazadores y el movimiento de tres horquillas de sus lenguas.

Reunió un poco de agua ante su desgana y su advertencia para que se fuera antes de sufrir daños. Asimismo, afirmó falsamente que Afrodita le había ordenado que lo recogiera y que estaba actuando a su servicio, lo que le facilitó un poco el acercarse.

Finalmente, Psique tomó alegremente la jarra llena y se apresuró a devolverla a Zeus.