Las águilas son el ave de presa más grande del mundo, con sus poderosas garras y su gran pico son capaces de atrapar grandes mamíferos y transportarlos a lugares donde devorarlos.

Pero… ¿Qué ocurre en una pelea de águila contra serpiente? ¿puede un águila vencer a un reptil como la serpiente conocida por su gran agresividad, veneno, ataque y defensa?

Águila contra serpiente

Lo analizamos a continuación, ¡Sigue leyendo!

Comparativa entre águila y serpiente

En primer lugar es necesario comparar a estos dos animales, cuya apariencia y distinción visual es más que obvia. No obstante, cuando observamos en profundidad cada uno de sus rasgos, aparecen similitudes más que sorprendentes que podrían hacernos dudar de qué animal es más poderoso.

Tamaño

El águila tiene un tamaño medio de más de un metro de longitud y más de dos metros con alas abiertas en ejemplares como el águila arpía, águila marcial.

Sin embargo, las serpientes tienen también grandes longitudes. De hecho, la serpiente de cascabel puede llegar a los 3 metros de longitud y ejemplares de pitones pueden alcanzar hasta los 7 metros.

Águila culebrera sombría devorando una serpiente (Circaetus cinereus)

Águila culebrera sombría comiendo una joven serpiente.

Peso y masa corporal

En cuanto al peso y la masa corporal, quizá te sorprenda saber que las águilas y las serpientes tienen un peso similar.

Las águilas, pueden alcanzar hasta pesos de 9 o 10 kg de peso con una media de 6 kg según especie. De manera similar, las serpientes tiene una media de entre 4 y 10 kg de peso con excepciones como la anaconda verde, ejemplar que puede llegar a superar los 40 kg.

Velocidad

Este sí es un rasgo muy distintivo a favor del ave rapaz y es que, las alas del águila, le dan una velocidad promedio en vuelo de 120 km/h con un máximo de 320 km/h en proceso de caza, marcados por el águila real.

En contraposición, las culebras y serpientes son reptiles muy lentos con una media de tan solo 2km/h con máximos de 35 km/h alcanzados por la serpiente cascabel cornuda.

Águila real descendiendo a tierra

Ataque

Si analizamos el ataque de águilas y serpientes, encontramos formas muy distintas de capturar a sus presas. Por ejemplo, las patas y garras del águila son el potencial de ataque más fuerte del ave de rapiña, con fuerzas de hasta 28 kg.

En cambio, las serpientes no tienen una fuerza ni remotamente parecida a las águilas, pero algunas especies poseen colmillos que inyectan veneno instantáneo una vez se clavan en su presa. También, utilizan el estrangulamiento como ataque sorpresa para inmovilizar y ahogar a su presa.

Defensa

Las águilas son conocidas por tener unos de los mejores sentidos de todo el reino animal, pudiendo escapar en segundos de una situación comprometida.

Al contrario, las serpientes no tienen estos sentidos tan desarrollados pero, al recibir un ataque y sentirse vulnerables, se escurren rápidamente bajo tierra para despistar a su atacante.

Águila culebrera (Circaetus gallicus) cazando una serpiente

Águila culebrera luchando contra una serpiente.

Vista

Este sentido es esencial y determinante puesto que la vista del águila le da una ventaja mayúscula sobre el resto del reino animal ya que son capaces de ver a sus presas a más de 5km de altura.

En cambio, las serpientes que viven en el suelo tienen una visión bastante pobre por lo que no alcanzan a ver distancias lejanas, a excepción de su alrededor. En realidad, hay especies de serpientes y culebras que tienen mejor vista, pero este grupo está reducido a las que habitualmente viven en los árboles y tienen una visión más panorámica.

¿Cuáles son las diferencias principales entre un águila y una serpiente?

A simple vista, no hay ninguna duda de que son animales completamente distintos pero, existen algunos factores clave que destacan y son determinantes.

Águila de cola roja comiendo una serpiente

Águila de cola roja devorando una pequeña culebra.

Las águilas pueden volar mientras que las serpientes se arrastran, esto da una diferencia de ataque muy importante a cada una de las especies.

Mientras que las águilas son mucho más rápidas que las serpientes, éstas son mucho más largas, por lo que el águila tan solo puede abarcar una pequeña parte de la serpiente al realizar su ataque. Por esta razón, la serpiente puede defenderse del águila con la parte que las garras del ave rapaz no estén actuando sobre el reptil.

¿Quién gana una pelea o batalla de águila contra serpiente?

Un águila ganará siempre contra una serpiente . La poderosa vista del águila está a años luz de la de cualquier reptil por lo que el ave rapaz, realizando un ataque en caída desde el cielo, deja sin ninguna opción a la culebra.

Águila culebrera comiendo una serpiente

Como hemos analizado, la serpiente de tierra, por lo general, no tiene los sentidos tan agudizados como el águila. En especial su vista, por lo que no puede detectar que va a ser atacada hasta el momento en que lo está siendo.

No obstante, el ataque del águila no es siempre perfecto, por lo que en caso de fallar, la serpiente tendrá una oportunidad para morderle, o huir rápidamente bajo tierra. En cualquier caso, la serpiente nunca tendrá la posibilidad de matar y devorar a un águila.

Finalmente, algo muy importante es que el ave rapaz siempre es el primero que ataca al estar situado en el aire con una ventaja única en este sentido. Por esta razón, el águila elige culebras y serpientes acorde a su tamaño para arriesgar lo mínimo y tener el mayor éxito en su ataque.

¿Qué tipos de águilas cazan y comen serpientes?

No todas las águilas cazan serpientes ya que, de entre todos los tipos de águilas, hay numerosos hábitats en los que no habitan estos reptiles, por lo que la alimentación del águila es muy variada.

Sin embargo, a pesar de que muchas de las águilas pueden ocasionalmente cazar serpientes, hay tres especies de águilas que son especialistas y comen casi exclusivamente culebras y serpientes.

Águila culebrera

Águila Culebrera (Circaetus gallicus)

Ave rapaz migratoria de tamaño medio que habita por toda Europa, Asia e incluso África.

Ciertamente, como su nombre indica, su dieta se basa generalmente en la ingesta de serpientes y culebras de todo tipo.

Ver: Ficha completa del águila culebrera.

Águila culebrera de pecho negro

Circaetus pectoralis: El águila culebrera pechinegra.

Ave africana comedora de serpientes y culebras, muy característica por su pecho negro en contraste con una parte inferior de un blanco puro y brillante.

Aunque su dieta y alimentación incluye todo tipo de pequeños mamíferos y aves, este rapaz tiene predilección por las pequeñas culebras y serpientes.

Ver: Ficha completa del águila culebrera pechinegra.

Águila culebrera sombría

Circaetus cinereus: Águila culebrera sombría marrón.

De manera similar a la anterior, este ave también africana devora de serpientes y culebras, con la peculiaridad de que la mayoría de las especies de serpientes que caza son venenosas.

De hecho, posee en sus patas unas escamas puntiagudas que pueden salvarle la vida en caso de ser mordido por el veneno de una serpiente por lo que la toxina no alcanza su cuerpo.

Ver: Ficha completa del águila culebrera sombría.

El águila y la serpiente en la cultura mexicana

México tiene una gran historia alrededor del águila y la serpiente. De hecho, la leyenda cuenta que el país azteca se fundó en el lugar en el que los primeros mexicanos observaron un águila devorando a una serpiente sobre un nopal.

Así, la bandera, escudo de armas y simbología de México están adornados por el águila devorando a la serpiente. Y, por si esto no fuera suficiente, el águila real es el ave nacional del país.

Ver: El águila en la bandera de México.